Your cart is empty!
View Cart Checkout
Cart subtotal: 0,00

Pies de gato

Los pies de gato son dos de los únicos cuatro puntos de apoyo que tenemos en contacto con la pared, por lo que es indispensable sacarles el máximo partido para obtener un buen rendimiento en la escalada.

Lo primero de todo es que sean de tu talla y forma adecuada. No tiene que quedar ningún hueco dentro del pie de gato, toda la superficie tiene que estar en contacto con el pie.

Si te están grandes, cuando apoyes en un canto muy pequeño la puntera se doblará al no estar en contacto con los dedos del pie, o se te saldrá el talón al talonear por estar hueco y no fijado el talón, del gato al pie. Si por el contrario, te están muy pequeños, el dolor que produce hará que no soportes la presión al apoyar la punta de los pies a mitad de vía.

El llevar 2 números más pequeños que el tallaje de calzado de calle es un mito. Cada marca talla de una forma, y dentro de una misma marca dependiendo del modelo necesitaás tallas distintas. En casi todas las marcas una talla menos para los modelos más normales es más que suficiente, en cambio media talla menos ya te apretarán igual o más en modelos más asimétricos y cóncavos. En marcas como La Sportiva, necesitarás una talla menos aún para conseguir el mismo efecto.

Si estás empezando, una talla menos te parecerá excesivamente pequeño. Con medía talla menos, he incluso la misma talla despendiendo del modelo, te será suficiente.

Si por ejemplo usas 9 UK (43 EU) en calzado normal, en un pie de gato como el Five Ten Anasazi Velcro, usarías 8 UK, 7 ½ para un Five Ten Moccasym y 8 ½ en un Five Ten Dragon. Para un La Sportiva Miura usarías un 7 o 7 ½.

Cada persona tenemos unos pies muy diferentes, más anchos, más estrechos, con empeines pronunciados, ciertos dedos más largos que otros…. Consecuencia, quizás, el modelo que más te gusta y técnicamente te parece que es mejor, su forma no se adapta a tu pie y no te acaba de quedar bien, siendo aconsejable coger otro modelo que quizás crees que es peor pero que se te adapta perfectamente.

La goma es algo a tener muy en cuenta. Por un lado hay que mirar el espesor. Las más finas son de 2 y 3 milímetros, suelen ir en gatos muy técnicos y cóncavos, se gana en tacto y sensibilidad, son más blandos pero también se desgastan mucho antes, por lo que es recomendable solo usarlos para los proyectos.

4 milímetros suele ser el espesor que lleva la gran mayoría de modelos, consiguiendo una buena relación de tacto, dureza y durabilidad.

Las suelas más gruesas son de hasta 5´5 milímetros de espesor, se utilizan más para pies de gato destinados a vía larga, son más rígidas, duran más, pero se pierde algo de tacto.

Por otro lado hay que tener en cuenta la composición de la goma, que al fin y al cabo es lo que hará que se adhiera a la roca y no resbale. Hoy por hoy, casi cada marca ha sacado su propia formula. La Stealth C4, Stealth HF y Onyxx de Five Ten y la Vibran XS grip y XS Edge son las que mejor resultado dan.

Aunque en todo tipo de superficie la adherencia de los gatos es importante, escalando vías de adherencia en granito es cuando más al límite se lleva las propiedades de las gomas.

Las gomas de Five Ten son más blandas y adherentes, con temperaturas más bajas consiguen mayor adherencia que la Vibram donde no llegan a clavarse los granitos de la roca en la goma al ser más dura. En cambio con unas temperaturas muy altas la Vibram funciona algo mejor mientras que en la Five Ten se hacen bolitas.

Hay modelos que incorporan goma en los empeines, van bien en vías en las que haya que puntear en grandes agujeros o abrazar estalactitas o chorreras, pero por el contrario transpiran peor y hacen más daño en los nudillos.

Los pies de gato con cordones siempre consiguen un mayor ajuste que los de velcro, cremallera o bailarinas.

Los gatos están construidos en piel o en tejido sintético. La piel es más elástica, resistente a la abrasión y duradera que los tejidos sintéticos, por el contrario se dan más de sí, aspecto muy a tener en cuenta a la hora de elegir la talla.

La diferencia entre pies de gato específicos de mujer y de hombre, además de que tienen colores más femeninos, es que empiezan a fabricarse a partir de un tallaje más pequeño y no tienen tallajes muy grandes. Pero sobre todo, es que las hormas suelen ser más estrechas, por ello, hay hombres con pies pequeños y estrechos que se les amoldan mejor estos gatos específicos de mujer, y mujeres con el pie más ancho que no les quedan nada bien los específicos para ellas.

Conclusión, hay que ir a la tienda y probar varios modelos y las medias tallas por encima y por debajo de la talla que al final piensas que es la tuya para salir convencido de la tienda de que has elegido la talla adecuada.

Lo segundo es que elijas bien el modelo de pie de gato para el tipo de vía que vas a realizar.

Un pie de gato con una horma simétrica, es decir, la punta está alineada con el talón, una suela plana y con una puntera redondeada proporcionan mayor comodidad que el resto, son ideales para vía larga no muy técnica o para vías de bajo grado donde no se necesita mucha precisión en los pies.

Horma simétrica

Un pie de gato con una horma asimétrica, la puntera se desplaza hacia el interior respecto a la línea del talón, hace que toda la fuerza se concentre en el dedo gordo del pie, consiguiendo una mayor precisión en cantos pequeños.

Horma asimétrica

Si la horma es cóncava, la suela hace un arco apuntando la puntera y el talón hacia abajo, consiguiendo mayor precisión en desplomes.

Horma cóncava

Si el pie de gato es más rígido, perderemos algo de tacto, pero ganaremos en que tendremos que hacer menos fuerza a la hora de apoyar en cantos muy pequeños y nos dará mayor sensación de seguridad. Para principiantes, una suela rígida es ideal también, ya que no se cansan tantos lo gemelos al no doblarse tanto.

Algunos modelos incorporan unas plantillas rígidas entre la goma y el serraje para hacerlos más duros aún, haciéndolos muy específicos para trabajos de canteo en regletas o pequeños agujeros en placa.

En cambio, los gatos blandos ofrecen mayor tacto y sensibilidad, ideales para agujeros en desplomes y techos.

En definitiva, no te dejes guiar por la publicidad, por los gatos que usa tal escalador famoso, o por el amigo sabelotodo de turno. Usa tu sentido común y escucha a tus pies.

Lo ideal es tener varios pies de gato diferentes, así podrás aprovechar sus virtudes para cada tipo de escalada y te durarán más tiempo en buenas condiciones para ese fin.

Puedes usar un gato cómodo y no muy técnico para las vías y bloques fáciles y de calentamiento, siendo más barato también, tipo un Five Ten Rogue VCS.

Unos técnicos con una buena puntera y suela semirrígida para placas con regletas y adherencias como el Five Ten Anasazi lace up Pink.

Otros técnicos más cóncavos y blandos para desplomes y techos como un Five Ten Dragon.

O tipo velcro como el Five Ten Hiangle VCS, siendo más cómodos de poner y quitar para bulder.

Y finalmente otros ya viejos que hayan perdido sus propiedades y te queden cómodos para entrenar en el plafón.

Estos son unos consejos para mantener los pies de gato lo mejor posible:

No uses los gatos para andar a pie de vía, así no desgastarás la goma innecesariamente, y sobre todo no los uses a modo de zueco, de esta forma además deformarás los talones del gato. Cálzatelos en la sábana de la cuerda o el crash pad y empieza a escalar sin pisar la tierra. Al descolgarte intenta pisar el suelo lo mínimo posible y quitártelos enseguida.

Limpia las suelas de tierra y otras porquerías antes de empezar a escalar, evitarás resbalones y ganarás en adherencia.

No los dejes expuestos directamente al sol, guárdalos en la mochila o en alguna sombra, para que no se recaliente la goma o se pueda despegar algo.

A la hora de transportarlos en la mochila intenta que no vayan en el fondo apretados para que no se deformen.

Cuando no los uses, guárdalos limpios en algún lugar seco y que no estén expuestos al sol ni a altas temperaturas, rellénalos con una horma de zapatos para que no se deformen. Si los rellenas con papel, es aconsejable cambiárselo al día siguiente por unos secos para que estos no conserven la humedad. Si puede ser, que las lengüetas no estén arrugadas y chafadas para que guarden su forma de horma original.

Las suelas se pueden lavar con un trapo húmedo o alcohol y frotarlas con un cepillo.

En cuanto a los olores, Ufff! Que si echarles fungisol, que si mezclar ácido bórico con alcohol…, cada uno tiene su receta de la abuela. Allá cada uno con los productos que se echa en los pies.

Lo que si hay que hacer es dejarlos airear después de usarlo y no guardarlos en bolsas de plástico que no dejan transpirar nada.

Los pies de gato pueden recauchutarse, para ello es interesante irlos comprobando de vez en cuando y repararlos antes de que sea demasiado tarde.

Si el pie de gato es bueno y se reparan a tiempo quedarán como nuevos y puede repetirse la operación varias veces.

Lo ideal es repararlos antes de que se lleguen a hacer agujero en la puntera y que aparezca la goma de la puntera que está pasada por debajo de la suela.

La habilidad de la persona que los repara es muy importante para que el pie de gato, una vez reparado, quede prácticamente igual que antes o que pierda toda su forma original quedando con punteras redondeadas y sin forma.

En España hay varios profesionales que se dedican a reparar pies de gatos. El mejor está en Manzanares el Real, (Madrid). La empresa se llama Climber Up y son las mejores reparaciones que he visto nunca.

Tienen gomas de Five Ten, Vibram, Boreal, Evolv, Mad Rock y goma cocida para reparar.

Se pueden dejar en varios puntos de recogida, dejarlos en su local si vas a escalar a la Pedriza o enviarlos por correo o por agencia de transporte. Tardan una semana en devolverlos.

Climber Up

C/ Clavel, 17

28410 Manzanares el Real

Madrid

Tel. 91 8539339 / 686 702111

climberup@climberup.com

www.climberup.com

El otro, es Goma II que está en Cornudella (Tarragona), y hacen muy buenos trabajos también. Se pueden dejar en el propio local si vas e escalar a Siurana o Montsant, en los distintos puntos de recogida, o enviarlos por correo o agencia de transporte. Tardan entre una y dos semanas en devolverlos.

Tienen gomas de Five Ten, Vibram, Boreal, Evolv, Mad Rock, G2 y goma cocida para reparar.

Goma II

C/ Comte de Rius s/n

43360 Cornudella de Montsant

Tarragona

Tel. 977 82 12 32 Fax: 977 82 12 32

info@goma2.net

www.goma2.net

Logo cuadrado climbing is everything