Fue tan de repente… Tras una decisión rápida, decidimos cambiar de planes y sin tiempo a asimilarlo nos encontramos en la frontera de Perú con Bolivia. Ha sido un largo día en bus, hemos llegado justos a la frontera peruana. Tras recibir el sello de salida de Perú corremos al lado Boliviano. A unos metros de las oficinas, un policía nos intercepta y nos indica que la frontera ya está cerrada, a pesar de faltar 20 minutos para el cierre. Nos encontramos en tierra de nadie, el policía no atiende a nuestras peticiones y tras conseguir hablar con otro oficial, este accede a que entremos al país sin registrarnos para pasar la noche en el primer pueblo a condición de que estemos de vuelta al día siguiente a primera hora para sellarnos el pasaporte.

Y así es como llegamos a Bolivia y a Copacabana, no con muy buen pie. Todo es más caro que en Perú, peor calidad y con menos disposición de sus lugareños. A pesar del contratiempo de la frontera y perder la mañana, no desistimos de visitar la Isla del Sol en el lago más grande a mayor altura del mundo: el lago Titicaca, donde la tranquilidad se respira en el ambiente.

Bolivia-Copacabana 1

Bolivia-Lago Titicaca, caballo de totora

Bolivia-Lago Tititaca, isla del sol

Bolivia-Isla del sol

Bolivia-Isla del sol, templo del sol

Otro cansado y largo viaje de Copacabana a La Paz y de La Paz a Uyuni. Casi 24 horas de bus, despertamos de noche en Uyuni, un pueblo polvoriento y desconocido para nosotros. El amanecer nos sorprende con cielos despejados. No podemos desaprovecharlo, así que sacamos fuerzas de las que ya casi no nos quedan y casi sin dormir y con todo el cansancio vamos a visitar el Salar de Uyuni.

Empezamos por el cercano cementerio de trenes de vapor. Los primeros trenes que cargaban minerales de Uyuni a Chile y de allí al resto del mundo. Un cementerio de chatarra con un increíble encanto fotogénico. Las lluvias anteriores que tanto nos atormentaron, esta vez han jugado en nuestro favor, cubriendo con una fina capa de agua todo el salar, creando un efecto reflejo y un paisaje como el que nunca habíamos visto. Sin duda, este paisaje increíble de imaginar, quedará en nuestra mente para siempre. Que mejor experiencia para finalizar nuestro sueño de dar la vuelta al mundo.

 Bolivia-Cementerio de trenes Uyuni 1

Bolivia-Salar de Uyuni 4

Bolivia-Salar de Uyuni 1

Bolivia-Salar de Uyuni 3

Bolivia-Salar de Uyuni 5

Ya solo quedan un par de duros días para llegar a La Paz y tomar nuestro avión de vuelta a casa. Pensábamos que ya estaba todo hecho, que las sorpresas habían acabado. Lo que mal empieza mal acaba y de nuevo en la frontera boliviana, un control antidrogas. Piensan que soy una mula y tras pasar por el escáner de cuerpo acabo desnudo en un cuarto con un “poli malo” que me ausculta (por suerte) el estómago mientras agujerea mis zapatillas en busca de mercancía.

 Bolivia-La Paz

Han sido 16 meses de viaje, 15 países, 3 continentes, miles de experiencias y el sueño cumplido de dar la vuelta al mundo. Ahora nos puede la incertidumbre de cómo será nuestra nueva vida. Nos da pena dejar esta vida pirata de libertad total y de sorpresas diarias. Pero estamos muy contentos de volver a reencontrarnos con todos vosotros.